México ante un cambio de la estrategia contra la droga

Ciudad de México , México – La decisión de legalizar el consumo y comerico del cannabis de dos estados norteamericanos, Colorado y Washington posiblemente reformularía la estrategia contra la droga de México.

 

 

El equipo del recién electo presidente mexicano Enrique Peña Nieto cualificó la medida como un sustancial “cambio en las reglas del juego”. Todavía no está claro cuáles serían los pilares de la nueva estrategia mexicana para tratar de controlar el tráfico de substancias ilícitas una vez que éstas dejarán de ser ilegales en el mercado estadounidense.

Sin embargo muy claro parece estar que sería muy difícil perseguir algo como ilegal en México mientras que es de libre acceso al consumidor en el otro lado de la frontera – dijo Manilo Fabio Beltrones, quien lidera el partido de Peña Nieto en el congreso mexicano.

México hoy en día gasta millónes de miles de dólares en la lucha contra las bandas de narcotráfico, cuya actividad es la principal amenaza que atenta contra la seguridad pública del país. Se estima que la violencia ligada al narcotráfico cobró unas 60,000 vidas mexicanas y decenas de miles de ciudadanos fueron arrestados por crímenes relacionados al narco.

“A exigencia de Washington actualmente miles de soldados y policías recorren las montañas mexicanas para erradicar las plantaciones ilegales – con la legalización de la hierba en los EE.UU. la utilidad éste esfuerzo quedará seriamente cuestionada” – dijo Luis Videgaray, el principal consejero del recién electo presidente Pena Nieto, y afirmó que el nuevo mandatario “no cree en la legalización de la marijuana”.

Jorge Castaneda, ex ministro de relaciones exteriores y ferviente opositor de la “guerra absurda” contra las drogas, afirmó que “muchos mexicanos cuestionarán por qué nuestros soldados siguen en los montes de Sinaloa, Guerrero y Durango en busca de marijuana (…), si cuando el producto llega a los EE.UU. se convierte en un producto completamente legal.”

Los expertos estiman que la legalización del cannabis en dos estados relativamente pequeños como Colorado y Washington, no afectará seriamente los ingresos de los carteles traficantes, ya que los números demuestran que misma medida en California – líder en el consumo de la planta – tampoco había reducido seriamente las ganancias del secto.

Las estimaciones hablan de una bajada de 4 o 6 por ciento en los ingresos de los traficantes.
La lucha contra la droga ya le ha costado el puesto al presidente saliente Felipe Calderón – por lo visto su sucesor Peña Nieto ha sido más cauto, al no declarar la guerra abiertamente a los carteles. Nieto sólo reafrimó su interés en controlar las galopantes tazas de violencia y criminalidad que genera el narcotráfico en México. (thewashingtonpost)

Szóljon hozzá ehhez a cikkhez